Sabina Galeano y Otras Cosillas

4 de enero de 2009

La Barbería

Otra vez los recuerdos, el sábado pasado fui a que me recortaran el cabello, y nuevamente el disco duro empezó a rememorar las primeras épocas en que me empezaron a llevar a esos sitios a finales de los sesenta, a la barbería "Centroamericana", 11 calle entre 8a y 9a avenidas de la zona 1, donde todo era novedad, las sillas, los espejos, las maquinitas de recortar cabello, las navajas que eran afiladas en cuero, no como ahora que gracias al VIH y otros males modernos son desechables, las navajas digo, las sillas y lo demás si se vuelve a usar.
Pues bien, dado que la precitada barbería quedaba a unos pasos del edificio en el cual vivíamos, era el lugar a donde Don Paco nos llevaba al brother y a mí, el estilo no era muy complicado, a la rapa para que durara más tiempo, recuerdo que a mis tiernos cuatro o cinco añitos, tenían que colocar varios cojines para que el barbero no tuviera que agacharse, además de soportar mis constantes peticiones, -no olvide pasarme la navaja, después me echa "aqua velva", déjemelo más largo-, etc.
A propósito del "Ice Blue de Aqua Velva, era la única oportunidad en la que un infante como yo tenía oportunidad de andar perfumadito, me parece que era el principal motivante para ir, porque no era que me gustara mucho realmente.
El tiempo fue pasando y mi hermano, siete años mayor que yo, al entrar a la secundaria empezó a dejarse crecer el pelo, con el consabido disgusto de mi señor padre, pero siendo excelente alumno y deportista se lo permitía a regañadientes, en mi caso, hube de soportar el llevarlo corto aunque no a la rapa algunos años más, en el colegio San Sebastián no había muchas opciones, ya al pasarme a un colegio de jesuitas la cosa cambió un poco, dejé de ir a esa barbería y comencé a visitar el salón de Luis Fermán, en la 4a avenida entre 9a y 10a calles de la zona 1, el primer escollo fue el del precio, la escandalosa cifra de cinco Quetzales por corte, lavado incluído, mientras que en la Centroamericana costaba sólo un Quetzalito, pero con tal que fuera, lo pagaba el viejo.
Más adelante descubrí la barbería "Internacional", en la 12 calle y 9a Avenida, ya siendo un jovenazo calenturiento, resultaba que atendían hermosas patojas con faldas bastante cortas, entonces con tal de ver piernas y un poco más gratis, iba a ese sitio, me hice buen amigo de dos de las muchachas que trabajaban allí, algunos años más tarde me enteré que eran hermanas del dueño, no vayan a pensar mal, nada de tórridos romances.
Cuando el centro de la ciudad empezó a ponerse más peligroso, en una ocasión estuve a punto de ser asaltado al salir de la mencionada Internacional, decidí ir a una más cercana a mi casa, donde conocí a mi actual barbero, de nombre Alberto, quien cuenta desde hace algunos años con su propio negocio, se llama "Albert's Kids", ubicado en un centro comercial en la entrada a Balcones de San Cristóbal, publicidad no pagada para mi gran amigo.
Hoy por la mañana veía la película en la que Ice Cube hereda la barbería de su padre, cuando le cuenta al empleado más antiguo que la vendió, este le recrimina y le dice algo así como: -¡Este es el lugar donde los negros nos sentimos reyes, es nuestro maldito country club! ¡Cómo se te ocurrió venderlo!-, comparto mucho ese criterio, la media hora en la que nos recortan el cabello somos los dueños y patrones como dijo el candidato.
Platíquenme de sus experiencias estilísticas, mujeres también se vale.
¡Feliz 2009 para todos!

Etiquetas: ,

24 Comentarios:

  • Nunca fui muy complicada, siempre fui al que me quedaba mas cerca de la casa... pero cambiamos tanto que no tengo una especial. La última vez colocaron una a dos casas de donde vivía, estaba bien... Aca del otro lado del mundo, hasta su masajito le dan...

    Por Blogger NicteKono, A la/s 3:53 p. m.  

  • Jaja ahorita que leí Luis Ferman, yo estudiaba cerca de ahí en los básicos, y una vez nos fuimos porque necesitaba modelos, me cortaron el cabello y mi mamá casi me mata cuando llegué a la casa con el pelo estilo hongo. :O)
    Lo bueno que me crece el cabello rápido sino me chupa la bruja con el guacal en la cabeza...

    Me recordaste cuando ibamos con mi papá a la barbería cuando iba a rasurarse y un día le quitaron la barba y mi hermanito pequeño ya no lo reconocía cuando llegó a la casa o sea te faltó decir que a veces salen irreconocibles los hombres!

    Por Blogger la-filistea, A la/s 8:02 p. m.  

  • dije rasurarse, es correcto o es afeitar Pirata?.

    Por Blogger la-filistea, A la/s 8:03 p. m.  

  • Felíz Año entrañadísimo Piratón, me alegra saber que todavía vas a las barberías...

    Yo me recuerdo de cierta barbería de mi pueblo, la mejor sin discusión, la del Chepe Campeón quien, estando tan consciente de ello como de la ley de la oferta y la demanda no se hacía muchas bolas para cobrar el doble que los otros, a pesar de que se tardaba más o menos una hora por cabeza. Y sí, ahora que me pongo a pensar la barbería era como de una películoa, una central de chismes donde se hablaba de todo y de todos...el Chepe era el tipo mejor informado del pueblo sin lugar a dudas.

    Saludos revolucionarios compa! (ando celebrando onomásticos ;))

    Filistea, sin el afán de ser shute, rasurar=afeitar

    Por Anonymous Hop Hunahpu, A la/s 9:22 p. m.  

  • Nicté: Hasta masajito entonces, la pura calidad.

    Fili: Ya me imagino vos con tu moderno corte y a tus papás que ya les daba el soponcio.

    Hop: Gracias por tu historia, de veras que no mencione lo de los chismes, muy común en esos sitios, gracias por contestarle a la Fili.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 10:57 a. m.  

  • Cuando era más chavito ibamos con mi papá a la barbería de Don Jacobo en la zona 1, no recuerdo bien donde quedaba porque era muy chavito, lo que sí me acuerdo era que don Jacobo metía revistas de PlayBoy en medio de las de Condorito, y así se las pasaba a los clientes para que no se echaran color. Para los niños tenían de Memín y de aquel pingüinito, creo que se llamaba Chilly Willy. Todavía me acuerdo la gran carcajada que soltó don Jacobo cuando me pasó una revista de Chilly Willy y yo le dije: No. yo quiero de las de Condorito jajajajajaja

    saludos

    Por Blogger elbeto, A la/s 11:04 a. m.  

  • galeano sabina y otras cosillas
    si asi arranca un blog!! q nunca termine!!
    bueno...
    que me gusto mucho pasear por aca.
    saludos cordiales y que tenga un buen año pirata cojo...
    Georgina

    Por Blogger *GEORGINA*, A la/s 8:06 p. m.  

  • Feliz 2009 mi querido piratita!

    Cuando vine para aca, venia con mi pelito medio largo, me lo deje crecer un poco mas para que me hicieran un corte medio chileron, al estar en el salon, le dije a la chava exactamente como lo queria, no muy corto de aca, degrafilado y la gran, por eso de las diferencias culturales, le pregunte si habia entendido y dijo que si, como la chava a la que le explique estaba un tanto ocupada, le dio las mismas instrucciones a una gringa, la cual sin ton ni son, me hecho la cabeza para adelante y juaz! por poco y me quita el pelo a la rapa...

    Moraleja, la proxima vez que me corte el pelo, fue cuando llegue a Guatemala.

    Por Blogger Alecksya, A la/s 10:38 p. m.  

  • Beto: La estética Jacobo queda en la 10a avenida y 11 calle de la zona 1, de veras que no mencioné el tema de las revistas, vivo desde chavito ¿verdad?

    Georgina: Gracias por tus palabras, pasaré a visitarte.

    Aleck: Es que no has aprendido bien el spanglish, ja ja ja, por lo menos estás trayendo divisas para nuestra sufrida patria.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 9:58 a. m.  

  • Lo que me acuerdo es que mi papá nos llevaba a mi hermano a mi. Cuando uno estaba sentado sobre el montón de cojines mientras le cortaban el pelo, el otro se ponía a hacerle muecas en el espejo para hacerlo reir. Recuerdo a "Don Chepe" como la gran diabla porque casi nos volaba las orejas (aunque ganas no le faltaban).

    Saludos pues Pirata y gracias por los recuerdos.

    Por Blogger EDS, A la/s 4:26 p. m.  

  • He disfrutado mucho leyéndote e imaginando lo que se siente y todo lo que me perdí.

    Nunca tuve el placer de ir a una barbería. Siempre tuve una tía peluquera que se encargaba de cortarme el pelo. Luego lo de afeitarme lo tuve que aprender solito.

    Aquí queda una muy vieja que me encanta. Las otras ya son peluquerías unisex insustanciales.

    --
    Abrazos, Goathe.

    Por Blogger Goathemala, A la/s 6:16 a. m.  

  • Eds: Vos, me recordaste que a veces íbamos con mi primo el Gordo a la Centroamericana y hacíamos el mismo chistecito de hacer caras, algunos de los barberos agarraban la onda, uno que le deciamos Capulina sobre todo, otros eran bien bravos.

    Goathe: Una vez gracias a mi rebeldía mi mamá me cortó el pelo y fue peor porque me tuvieron que llevar a un salón de damas para la emparejada respectiva, tenés razón, las barberías tradicionales se han ido perdiendo, lo cual es lamentable.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 9:14 a. m.  

  • La verdad es que nos muy adicta a perder tiempo en la "peluqueria", pero ya el tiempo hizo algunas macanas y hay que tapar esos pelos blancos inmundos que a las mujeres que nos envejecen tanto..

    Durante mas de 10 años fui a hacerme color en el cabello en una peluqueria que queda muy, muy lejos de mi casa. Increiblemente, la peluquera no es de las que hablan todo el tiempo, es mas, muchas veces durante 2 o 3 horas que es lo que dura mi visita, no la escuche charlar con nadie.

    Hace unos meses me rebelé. Cambie esos 10 años de pura confianza en la mujer en que no me quede cualquier color en el pelo, perder toda la mañana de un sabado, tomar colectivos, caminar 5 cuadras, por un peluquero a domicilio.

    Es increible lo bien que se siente no salir de casa y seguir siendo beeeeeeeeeeeeeeeeeeella!! jajaja

    Un beso Pirata.. que tenga un gran 2009!!

    Por Blogger Nadie, A la/s 3:53 a. m.  

  • Una vez en la Antigua, me fui a un salon Spa de esos caros, para que fregados vos, me dejaron como que era Pedro el Escamoso...jajajaja.


    Un abrazote.

    Por Blogger CHC, A la/s 5:29 p. m.  

  • Chachi, vos le hubieras dicho, aaa que la chinita con usted comadre!

    me acorde que cuando mi sobrina cumplio 15, me dijeron que la acompa~ara a hacerle un peinado al salon, el asunto que no me dijeron cual, yo le dije que fueramos al de la zona 1, (yo vivia en la zona 18) y en bus, cuando regresamos ella iba igual que como se habia ido y como la fiesta fue en la casa, ya estaban todos los invitados alli, mi hermana por poco me saca los ojos.

    Aclaro, que mi sobrina es 2 a~os mas grande que yo.

    Por Blogger Alecksya, A la/s 10:03 p. m.  

  • de niño me llevaban a una barbería que se llamaba Galaxia, en el centro comercial centenario, hogar también de la samaritana y un viejo Pecos Bill. El tema era la guerra de las galaxias. Las sillas eran réplicas de R2D2 (arturito, más conocido como) así tuve un peregrinaje de barberías hasta llegar a papillón, desde que estaba en el edificio del sol, donde más bien era una casa de apuestas, hasta unicentro. Ya de ahí, un día me aburrí y probé en uno de esos spas grandes. Y el masaje que me dieron con la lavada de cabeza me convenció. Soy un traidor. Uno le agarra tal confianza al peluquero! Ahora bien, lo que nunca he entendido son esos rótulos que ponen en las peluquerías que dicen, hablando del precio de los cortes: normal quince, estilo veinte. Qué diablos es normal? y Qué es estilo? será que normal es al gusto del peluquero y estilo a tu gusto? quien sabe.

    Por Blogger Prado, A la/s 6:26 a. m.  

  • Nadie: Qué digo bella ¡bellísima sos!, bien por el ahorro en estos tiempos de crisis...

    Chachi: He visto uno de esos spa donde empieza la bajada de las cañas, más vale viejo conocido vaa.

    Alecksya: A veces le ponen a uno tareas que todavía son muy grandes, imaginate a los 13 años ya tomando decisiones.

    Prado: En ese minicentro comercial, también estaba "El Astrodomo", una cervecería en la que ponían buena música del recuerdo, Don Abdón Rodríguez mencionaba mucho a Papillón, comparto lo que decís, no podés sostener las mismas pláticas con tu fígaro, que con una estilista, aparte de no poder leer ciertas revistas, ejem, ejem.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 9:28 a. m.  

  • Lo del rape es por los animalitos,,,Verdad!
    Yo soy el peor negocio para un barbero, cuando me deje crecer el pelo me dijo mi viejo...Te Miras como caballo Gueviado!
    En mi pueblo el barbero era ambulante (diablos eso fue pal terremoto) y vendia peltre .
    Saludos Bucanero y que la madre natura te de pelo sino vamos a tener que ir al lustre!

    Por Blogger EL ENMASCARADO, A la/s 10:40 a. m.  

  • Rayo Chapín: No vos, las peloneadas eran porque duraba más y estábamos en eterna recesión, eso de caballo güeveado suena para título de canción.

    Por el momento seguimos peluditos vos, siendo sub 50 creo que duraré, ojalá que así sea.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 3:14 p. m.  

  • Hook, feliz año!. Mmmm qué te diré?, pues tengo una mamá de esas que todo lo saben hacer y entre todo lo que sabe hacer, sabe cortar pelo. Así que de chiquita era mi mamá la que me lo cortaba. Olvidate, era pleito seguro por que ella o quería cortármelo muy corto o no quería cortármelo tan corto, la cosa es que nunca coincidíamos jajajaj. Ya más grande si mejor opté por el salón.

    bonito post, diferente.
    Abrazotes estimadísimo, te espero.

    Por Blogger PROSÓDICA, A la/s 11:14 p. m.  

  • Proso: Las mamás de antes, hacían milagros, unas santas realmente, y uno chingando, ese amor no tiene comparación.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 7:18 p. m.  

  • Yo, al menos desde los 7 años voy al mismo peluquero, que queda frente a la extinta casa alianza (13 calle y 8va avenida zona 1) y antes de ese lugar, se encontraba en el C.C.Capitol, debido a la cercanía de mi casa y por herencia de mis hermanos.

    Respecto a tus "peluquerías", pues recuerdo muy bien todas, la "centroamerica" si no estoy mal tenia unas graditas para llegar y siempre al bajar encontrabas un chiclero (al menos en mis tiempos, jaja) digo, fui un par de veces acompañando a un cuate. Ahora, respecto a la "internacional", jajaja me recuerda cuando en dos oportunidades fui a cortarme el pelo (también por mañoso igual que vos, jajaja) a donde un par de chavas que les decías "las gatas" no por el apelativo cholero que se conoce, sino porque, tenían los ojos claros y eran bien voluptuosas; su "salón" quedaba sobre la calle del complejo deportivo en Gerona; lo malo fue que esas dos veces me trasquilaron el pelo, así que mejor regresé a mi tradicional.

    Otra anécdota respecto al colegio, recuerdo que estando en el glorioso bicentenario (sí, el Infantes) me dieron un tijerazo, ya que me habían advertido en dos oportunidades; la segunda de ellas - como tenia bien largo el pelo - quise engañarlos con un pijo de gelatina, pero no funciono cuando me lo lavaron en el baño... o_O

    Bueno, ya que parece letanía esta vaina, aunque merecido por el tiempo que tenia en no venir por acá, pues siempre estamos en contacto master!

    pilas!

    Por Anonymous espyder, A la/s 9:31 p. m.  

  • Spyder: Tenés razón ahí sigue la Centroamérica, antes estaba en el local de enfrente, por los asaltos se trasladaron, en el Sancebollas siempre me salvaba yo de la trasquilada, rozando el límite.

    Yo iba a Gerona pero a jugar baskett vos, nunca vi a las tales gatas, lástima.

    Pilas pues...

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 9:37 a. m.  

  • de niño, recuerdo me llevaban a la barbería de Don Domingo, creo se llamaba San Martín.era antiquísima , pero allí iba mi abuelo y mi padre, por lo tanto yo tambien era cliente.Domingo lucía delantal blanco hasta debajo de las rodillas , era como de 70 años y poco se había modernizado.
    Al llegar me subía a una silleta de niños, de madera y mimbre y me colocaba al cuello una sábana que me cubría hasta el suelo.Una vez allí , el barbero ya sabía que era lo que tenía que hacer.Por lo tanto cogía la maquinilla manual y empujando mi cabeza hacia abajo y sosteniendola con fuerza comenzaba el rapado a contrapelo con la numero uno. La nuca iba quedando blanquecina al igual que los laterales , bien al ras .Uno notaba , a traves del espejo el placer que le causaba al barbero el hecho de rasurar nuestras cabecillas.Mientras charlaba con algun viejo cliente que esperaba, seguía casi con desprecio nuestra rasurada. La parte superior era con tijera , pero quedaba bastante corto tambien. Luego con un cepillo quitaba todos los pelos sueltos, desabrochaba la capa y todo parecía haber llegado a su fin. Pero allí estaba nuestro error. Sorprendidos veiamos como nos volvía a poner la capa para una segunda pasada, y decía entre sonrisas: [ bueño niño, se viene la americana¨¨. Con una maquinilla manuel del tipo triple 000 nos pegaba una segunda pasada y sentíamos la presion que ejercía la maquina contra nuestro cuero. Quedábamos esquilados.Recuerdo que los clientes m{as viejos que esperaban su turno sonreian y comentaban la flor de pelada que nos había realizado. Luego la gomina para el peinado y al sacar la capa pareciamos reclutas.con un cepillito nos limpiaba el cuello afeitado y la ropa y nos regalaba dulces tanto como para agraciarse con nosotros . duraba como dos meses el corte y despues otra vez a la tortura. Las maquinillas de Don Domingo eran elementos de tortura. para los niños del barrio.Saludos

    Por Anonymous pepe, A la/s 5:29 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal