Sabina Galeano y Otras Cosillas

25 de abril de 2007

Otra Historia Urbana, la Fiesta del IGA

El Andy y Jcab, se han disparado un su par de historias denominadas urbanas y me dieron ganas de copìarles la plana, con una que nos tocó vivir con el Sammy allá a finales de los setenta. El Sammy* vivía en la 9a avenida de la zona 4, a pocos pasos del IGA, bien cerquita de lo que hoy es "cuatro gramos monte", como es 2 años mayor que yo, pues era mero cabrón para conectarse a las chavas y tenía un montón de amigas en el centro de estudios mencionado. Se acercaba fin de clases y con ello la fiesta que las patojas organizaban cada año, el costo era de Q.5 los cuales yo sí conseguí, más Q.1 para gastos, aquél no tuvo tanta suerte y sólo tenía Q.4, sin embargo con más entusiasmo que orden me dijo que no me preocupara, que en la entrada del club de oficiales, lugar de la celebración, se ponían las patojas a vender las entradas más baratas, lo cual se cumplió, se la dejaron en Q.3. Por lo tanto y sabiendo que las aguas en la fiesta costaban Q.0.50, carísimo, en tienda costaban Q.0.10, si a nuestras eventuales parejas les daba sed, había para invitarlas, el problema era ese, que las amigas de aquél iban emparejadas y pasamos como una hora con cara de mulas controlando a ver si aparecía alguna conocida, pero nada, contra mi terrible timidez y haciendo gala de un increíble valor (tranquilo superconectes), ambos fuimos a proponerle a dos bellas damiselas que nos concedieran el honor de mover el esqueleto al ritmo de "You should be dancing", no estoy seguro si era esa la canción, pero don John Travolta hizo estragos con su famosa película y casi sólo de esas canciones ponían los de las discos rodantes, creo que Disco Cervi, pionera en el ramo estaba amenizando. Exito rotundo el de ambos, las dos princesas accedieron a bailar y todo sonrisas, en mi caso yo pidiendo que a Eugenia*, tardara en darle sed, porque con mi pesito, tenia que durar toda la noche, bailamos un montón y empezamos a sudar como en gimnasio, por lo tanto y siendo todo un caballero, invité a la susodicha a su agüita de rigor, la cual aceptó de buen grado, yo me abstuve, aduciendo que no tenía ganas, ¡ja!, lo que no tenía era pisto.
En las fiestas de antes mis queridos lectores, para ir bajando revoluciones, ponían las canciones románticas tipo 23 o 23:30 y ahí venía la mejor parte, porque pegaba uno el conocido abacho, que dependiendo de la situación se podía convertir, tipo pokemón, en abacho-becho, tanto el que escribe como el Sammy, habíamos dìsparado nuestros mejores cartuchos para hacer el conecte respectivo, con bastante éxito, aunque nos pospusieron la respuesta para una próxima reunión, en ese momento ya por finalizar la fiesta, recordamos que a esas horas no pasaban buses, los taxis eran prohibitivos y los tuc-tuc no se habían inventado, así que nos despedimos de las ya casi seguras novias y empezamos a volar calcetín pidiendo jalón, afortunadamente pasó un señor en una panel Taunus 12-m y no solo nos llevó, sino que nos dejó a 2 cuadras de la casa de mi cuate.
Velada perfecta, bien bailados, conectados, poco bebidos y comidos pero felices, el único problema era que yo vivía en la zona 1 y a esas horas, tipo una de la mañana ni de loco agarraba para mi casa, así que nos dormimos y pensé en llamar a mis queridos y preocupados padres a la mañana siguiente, no hubo necesidad, mi progenitor se presentó a las siete y la puteada duró todo el camino y más allá, mi mamá ni me habló, yo digo que para que no le diera infarto y para no maltratarme ni agredirme físicamente.
A manera de epílogo, Eugenia y Viviana*, nos dieron el sí, el Sammy fue novio de ella como 2 o 3 años, mi romance fue muy corto, como de 2 semanas, por la influencia de mis cuates, más mula yo que les hacía caso, me aconsejaron que la dejara porque tenía "muchos amigos", sí, ya saben, sociedad machista la nuestra, algo perfectamente normal lo veíamos mal, lástima, porque la chava era bien buena onda.
*Los nombres de los protagonistas fueron cambiados, el Sammy se casó con alguien más y temo por su integridad física, es brava la mujer y de las dos respetables señoras, ya nunca supimos, eso sí, la fiesta si era del IGA.

11 Comentarios:

  • Que buena historia Pirata, me rei mucho, se ve que pasaste tus penas para que abundara ese quetzal. Es impresionante como han cambiado los precios e incluso las costumbres en tan poco tiempo. Buena fiesta, buena bailada, buena conectada y buena regañada jajaja

    Por Anonymous jcab, A la/s 2:23 a. m.  

  • Sí vos, aparte que en esos momentos ni nos pasaba por la mente echarnos los guaros, éramos meros sanos y respecto a las traidas, te conformabas con manita sudada para la primera cita.

    Precisamente puse lo de los precios, para que la mara más joven vea lo que costaban las cosas.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 8:43 a. m.  

  • Nunca habia vitos su blog y esta bueno!
    La historia mis felicitaciones de verdad me gustó mucho si estilo.

    Por Blogger Renee, A la/s 10:27 p. m.  

  • jajajajajajaja ay Don Pirata, ahora me doy cuenta de la falta de educacion que he tenido por la acumulacion de sus apreciados años. (buaajjjajajajaja!) son bromas hombre!

    Yo ni habia nacido siquiera, pero que buena anecdota te echaste, y al fin, que paso con los otros Q.0.50? te tomaste aunque sea un traguito de agua? vos mas pilas le hubieras dicho a la chava que compartieran el agua y matabas dos pajaros de un tiro!

    Como me dijo un mi amigo hace algunos años, yo prefiero pedir permiso que perdon, total, la bailada nadie me la quita!

    Por Blogger Alecksya, A la/s 11:31 a. m.  

  • Jajajaja, el Ruletero diciendo presente. Aventadas la Eugenia y la Viviana, igual que Don Pirata y Don Sammy, jajaja.

    Que buena historia vos, lo que hace uno por las traidoras vaaaa??

    Hoy en día es inimaginable considerar la posibilidad de caminar de regreso de alguna fiesta, aunque yo aun lo hice alguna vez después de alguna jornada de chupadera o de algún concierto, todavía en el 97 podría decirse, jajaja.

    A ver si no cachimbean al Sammy por tu indiscreción vos, jajajaja. Y ni modo que te crusaras con los mala tazas de los cuates que te bajaron a la novia, jaja.

    Ahora que lo pienso, yo nunca tuve novia del IGA...jajaja

    Saludos pirata, buena leyenda urbana.

    Por Blogger Andy, A la/s 5:06 p. m.  

  • Queridos Alec y Andy: Ya ven, las cosas que nos tocó vivir, por el Sammy no se preocupen, creo que ni sabe qué es un blog y menos mi apodo, la amistad persiste hasta hoy día, soy padrino de bautizo de uno de sus retoños, aunque ya nos vemos poco.

    De los Q.0.50 ya ni me acuerdo que fin tuvieron, de repente una idita al cine, los domingos eso valían las matinales.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 9:20 a. m.  

  • Creo que todos tenemos una historia de esas vos. Pero lo bailado nadie nos lo quita.

    Por Blogger CHC, A la/s 5:25 p. m.  

  • Una tierna y bella vivencia. Sobre todo contemplada, como ahora, desde la distancia ya que al momento de vivirla me imagino la angustia de que te buscaran tus preocupados padres.

    Una pena de romance tan corto pero a veces el agua que no has de beber, déjala correr.

    Saludos.

    Por Blogger Goathemala, A la/s 4:22 a. m.  

  • jaja que divertida tu historia, me recordaste que una vez mi esposo que en ese entonces era mi novio, en el 93 tuvo que regresarse caminando desde la U (yo vivia en la Sta. Elisa zona 12)a la Aguilar Batres para llegar a Monte Maria a dormir a casa de un primo, ya que no encontro taxi ni mucho menos bus a media noche y todo con tal de estar con su amorcito, o sea yo jeje.

    Por Blogger Alejandra, A la/s 8:51 a. m.  

  • Goathe: Sí vos, la violencia empezaba a ser cada vez mayor y eso era lo que más preocupaba a mis viejitos.

    Ale: Qué pegue el tuyo, ¿No te decían por casualidad la "Resistol"?

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 9:40 a. m.  

  • Ala gran puchis vos Ale, pobre novio, que bueno que te casaste con él, porque si no, viviría todo frustrado el pobrecito.

    Por Blogger CHC, A la/s 6:02 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal