Sabina Galeano y Otras Cosillas

7 de mayo de 2010

Entre Mitología y Sueños

A la memoria de mi querido Padre.
En la entrada del Parnaso le esperaba Euterpe, llegó con una máquina de escribir bajo el brazo, su libreta de direcciones en la mano que le quedaba libre y sobre su cabeza y hombros, en perfecto equilibrio, muchos de sus libros. Lo primero que les dijo es que por favor ajustaran el reloj de péndulo del recibidor, estaba dos minutos atrasado y no fuera a ser que por ese error ocurriera alguna vicisitud, después pidió un teléfono para llamar a quienes se le habían adelantado, con la paciencia milenaria que sólo los dioses y sus hijos tienen, le explicó que no era necesario, ya lo sabían.
Se organizó una gran fiesta de bienvenida, en ese momento se dio cuenta, recordaba todo, esposa, hijos, nietos, amigos, historias, poesías, todo, además gozaba de una proverbial ligereza de pies y recordó que siempre prefirió a Gene Kelly y no a Fred Astaire, dio un par de giros silbando y en ese momento lo saludo Chinto, su primo, Laura, Tina y Waldemar, sus hermanos, su hija Rebeca le dio un largo abrazo y ambos lloraron un rato, por fin se reunían de nuevo y había mucho de que hablar. La puso al día acerca de la vida de toda la parentela, le contó de sus nietos, los hijos que se quedaron, le habló especialmente de su esposa, de como la recordaba y preguntaba por ella.
Un rato más tarde empezaron a llegar los invitados, amigos, otros parientes, compañeros de trabajo, Carlos René tomó la guitarra y cantó muchos boleros, algunas de Pedro Infante y de Javier Solís, Baco permitió que se le rindiera culto y entre rones, whiskys y cervezas la pasaron de maravilla.
Terminó la fiesta y tuvo una revelación, eternamente podría dedicarse a sus mayores placeres, la lectura, escribir poesía, dar largas caminatas, tener conversaciones interesantes, descansar. Gracias a la memoria recuperada recordó a García Márquez y pensó en José Arcadio Buendía, sus aventuras y desventuras, el Quijote y su heroísmo fantástico, antes de dormir se planteó la disyuntiva, ¿Navegaría por los ríos del trópico o cabalgaría en algún lugar de la mancha en sus sueños?

Etiquetas:

12 Comentarios:

  • que lindo lo que escribe... seguramente estará disfrutando de su nueva vida, aquí habrá que hacer lo que sea necesario para que lo que vivió por acá, perdure. ánimo don mario. un abrazo

    Por Blogger elbeto, A la/s 6:03 a. m.  

  • Que bueno es que nos quede el recuerdo y podamos sumarle un poco de imaginación... en algun punto eso ayuda. Que grandes son los padres, que grandes!

    Por Blogger NicteKono, A la/s 7:42 a. m.  

  • Gran homenaje el que le rendís a tu padre con un texto tan hermoso.

    ¡Un abrazo Pirata!

    Por Anonymous jcab, A la/s 7:15 a. m.  

  • Gracias muchá, el 25 de abril pasado a las 20:20 horas, claudicó el viejito en su última batalla terrenal, andará librando nuevas en otros lares.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 10:04 a. m.  

  • No sabía de la pérdida irreparable de tu viejo... perdí al mío hace 7 años, fué mi padre adoptivo y lo menciono solamente para dimensionés lo mucho que lo amé. Así es brother, ya merito los alcanzamos, un abrazo.

    ;)

    Por Anonymous espyder, A la/s 10:20 p. m.  

  • Un abrazo Pirata, que bello lo que escribiste!

    El Parnaso se iluminó!

    Por Blogger la-filistea, A la/s 10:21 p. m.  

  • Espyder y Filis:

    Gracias por sus comentarios, estamos pendientes aunque ya no tan seguido.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 11:33 a. m.  

  • Algunos padres dejan huellas maravillosas y ese es e tuyo, afortunado amigo..un abrazo desde Peru.

    Por Blogger Vilma, A la/s 4:39 p. m.  

  • Vilma: Gracias por leerme, pasaré a visitarte pronto.

    Por Blogger Pirata Cojo, A la/s 9:23 a. m.  

  • Hermoso homenaje al padre vivo y con salud.A menudo los hijos no tienen tiempo para escuchar la sabiduría de nuestros viejitos, perdemos precioso tiempo de lo poco que le queda, para llorar luego desconsolados por el tiempo que se dejó partir y que no volverá.

    Mi hermano por ejemplo, lo admiro muchísimo, recuerda cada sabia enseñanza que aprendíó de papá desde niño y siempre se llena la boca de los mejores recuerdos de amor y sabiduría que le legó, siempre que platica en las reuniones con los hermanos y amistades.
    .

    Por Anonymous Mercedes Miyashiro, A la/s 10:30 p. m.  

  • Nosotros pasamos por algo similar recientemente. Es realmente muy agradable es seguir recordando.
    dos saludos bolivianos.

    Por Blogger Pao y Mau, A la/s 7:20 p. m.  

  • Que bueno que tienes el recuerdo de tu padre y eso nunca se va a ir, siempre que lo necesites estara para ti solo piensa en el

    Por Anonymous Alex, A la/s 5:37 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal